sábado, 17 de septiembre de 2011

Los Secretos del Cielo Maya / Ensayo





Los Secretos del Cielo Maya

Por Claudio Obregón Clairin

Los mayas históricos, al igual que sus actuales descendientes, cuentan con una cosmogonía íntimamente relacionada con los ciclos de la Naturaleza e identifican lugares de Poder en los que residen conciencias inorgánicas, guardianes, protectores y aliados quienes son invocados a través de la palabra y el Intento (la voluntad).

Los rituales mayas que aún se practican han sido matizados con el imaginario del cristianismo pero en esa simbiosis perduran y se tornan tangibles las raíces milenarias relacionadas con actos chamánicos de invocación y transfiguración.

La brecha entre la mente occidental y el universo energético maya se ubica en ésta diferenciación: los mayas configuran una sociedad “ceremonial, agrícola y comunitaria” en tanto las sociedades occidentales se orientan “al consumo, los servicios y el individualismo”.

Es por ello que la vacuidad existencial de occidente se ve seducida por el universo mitológico maya y, delante a la desinformación, la malicia y la pereza, surgen interpretaciones New Age del conocimiento maya que lo único que tienen de maya son el nombre; delante a la mente de los consumidores, a los mayas se les ha endosado psicotrópicas teorías del fin del mundo así como novedosas interpretaciones mágico-esotéricas de los diferentes calendarios mayas que se adaptan muy bien a nuestras carencias y contradicciones. Todos los grupos New Age que abanderan sus prácticas con el nombre de los mayas, venden la ilusión de llegar a ser lo que nunca seremos… la mente occidental es más proclive a aceptar vivir en la simulación que hacer suyas las certezas.

El conocimiento de los rituales, mitos y ceremonias que realizaron los mayas entre los siglos III y IX está documentado en las inscripciones y en los Vasos Ceremoniales que usaban los mayas para beber “Kakaua” (cacao con agua y maíz). Es una falsa interpretación afirmar que el conocimiento y la escritura maya se perdieron porque el fundamentalista Fran Diego de Landa realizó el “acto de Fe” en el que quemó la historia en papel amate y pieles de venado. Es preciso informar que contamos con más de 10 000 textos jeroglíficos que podemos consultar para conocer el cotidiano de los mayas, sus rituales, sus ceremonias y hemos vuelto a pronunciar los nombres de sus dioses tal y como ellos los llamaron.

Vaso de los Siete Dioses de la Creación

Como un ejercicio de recreación histórica y un avance del contenido de la conferencia “Los Secretos del Cielo Maya” que dictraré éste martes 20, 8pm en la sala de juntas del Palacio Muncipal de Cancún, a continuación presento un desarrollo sobre la Creación Maya y los Puntos Cardinales, es decir, el primer instante en el que los mayas ubicaron a sus mitos en el espacio y tiempo; fundamento la siguiente deconstrucción histórica a partir de lo que podemos leer, descifrar e interpretar en los Murales de San Bartolo, Guatemala (200 a.C), en las Estelas 2 y 5 de Izapa (600 a.C), en la Estela C de Quiriguá, en el Vaso de los Siete Dioses de la Creación que perteneció al ahau (rey)  Kak’ Tiliu Chan Chaak de la ciudad de El Naranjo y  en los textos jeroglíficos del Templo de las Inscripciones de Palenque.

“En el inicio, todo estaba en suspenso, la calma reinaba y la oscuridad todo lo cubría en la oquedad del silencio, entonces se separaron las aguas y emergió un rectángulo que llamamos tierra, más tarde surgieron las montañas mágicas, tres fueron los altares que se erigieron y los Dioses Remero Raya y Remero Jaguar fueron partícipes de ello, El Dios Bolom Ok Té dio inicio a la doceava vuelta calendárica de la Cuenta Larga y ese día fue el 4 ahu en el calendario Tzok’in y el 8 Kumkú en el Haab, reinaba entonces la oscuridad y el Dios Itzam Ná Kauil entró al cielo, dedicó su Casa del Norte en el lugar llamado Wacah Chan Xaman Waxac Ná y levantó el árbol primigenio para sostener al Cielo,  las Tres Piedras del Hogar recibieron el fuego sagrado del Dios del Maíz cuando descendió de su barca en el lugar del Cielo donde actualmente se ubican las estrellas Alnitak, Saïf y Rigel, en la constelación de Orión; cuando el fuego llegó a la tierra,  cuatro guardianes llamados Bacaob' se apostaron en los cuatro rumbos de la Tierra y ayudaron a sostener la bóveda celeste; cada uno de ellos llevaba un color, un árbol y un ave, el Norte fue dedicado al color blanco y se nombró Xamán, porque los creadores, los formadores, otorgaron en el Norte a los chamanes el Poder de transfigurar la realidad a través de la Palabra y con éste don,  guiar a sus pueblos; el Sur se nombró Kan K’in y fue amarillo, ya que del Sur y antes de las lluvias, proviene un aire cálido que pinta de amarillo el Mundo Maya con la florescencia de los árboles de la familia Kan Lol; el Este se llamó El K’ in y su color fue el rojo, símbolo del Ch´ulel o energía vital que comunicaba a los seres humanos con los Dioses; el Oeste se llamó Ox K’in y se pinto de negro porque por ese lugar el sol se oculta y la oscuridad anuncia el origen de un nuevo día.

El centro es de color verde porque simboliza a la Ceiba sagrada que sostiene al cielo primigenio y urdiendo sus raíces comunica al Xibalbá con la tierra y con su follaje acaricia al Cielo; en idioma maya peninsular, Ya’ax significa tanto verde como una calidad del azul, así entonces, los mayas no diferencian entre el cielo y la selva ni entre el mar y el manglar, para ellos existe una unidad de las cosas y de los seres, por ello las percepciones sensoriales y las invocaciones a través de la Palabra Sagrada, ocuparon la mente y la voluntad de los mayas históricos.
Kak' Tiliu Chan Chaak


Según la física contemporánea y las mediciones de Radiación de Fondo nos señalan que nuestro universo se constituye de un 73% de energía oscura que se mide pero no se ve, el 23 % es materia oscura y únicamente el 4% de lo que percibimos racionalmente son átomos, es decir, estrellas, montañas, ríos, mares y seres vivientes, somos minoría en el cosmos, por lo que no todo lo que vemos es lo que realmente existe. Los mayas de ayer y de hoy, reconocen esa verdad científica en sus percepciones y es por ello que invocan y evocan entidades más allá de nuestra conciencia, guardianes de las playas y la selva, protectores y aliados de los humanos, así como seres inorgánicos que se nutren de nuestros desvaríos y enojos.

Texto jeroglífico del Templo de las Inscripciones de Palenque que narra el momento de la Creación


En el Cielo Maya habitan muchos secretos, algunos investigadores hemos descubierto que en los textos jeroglíficos mayas se mencionan espacios sagrados que se ubican en la bóveda celeste; descubrí que para los mayas históricos, los ciclos de los planetas junto a los de las constelaciones, formaban un engranaje tipo “caja fuerte”, estos espacios sagrados, se abren en fechas especiales y funcionan como Portales por los cuales las entidades divinas mayas descendían al ámbito humano para participar de sus cotidiano, de sus ceremonias, rituales, danzas, fiestas, guerras y ascensiones al Poder.

Este Martes 20 de septiembre 2011 a las 8 de la noche y en la Sala de Juntas del Palacio Municipal de Cancún, dictaré la conferencia “Los Secretos del Cielo Maya” en la que presentaré unos pasajes de un trabajo de investigación que presentaré el año entrante en la Universidad de Montreal, relacionado a las coincidencias mitológicas entre los inuit (mal llamados esquimales) y los mayas, ambas culturas tienen antepasados en común y por ello comparten el mismo imaginario mitológico; la cita es este martes 20 a las 8 pm en la sala de juntas del Palacio Municipal de Cancún, la Entrada es Libre, invita el Instituto para la Cultura y las Artes de Benito Juárez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mi lista de blogs