sábado, 4 de abril de 2015

La Reinas Mayas, Guerreras, Chamanas, Gobernantes...



A lo largo de su milenaria historia, la Civilización Maya tuvo diferentes tipos de gobierno, en ocasiones un soberano se autoproclamaba hijo de la divinidad del maíz o del sol y fungía como su representante; en otras, un colegiado de dirigentes determinaba en consenso el bienestar de la comunidad, sistema de gobierno que aún persiste en algunas comunidades mayas en tanto que los gobernantes divinos dejaron de existir hacia el inicio del s. X.

El divino hijo del maíz y del sol, gozó de títulos y floridos nombres, pero se le conoce genéricamente como “ahau” que deriva de “ahuat” y significa: “el que habla o determina…” “el que grita” es decir, quien dirige y crea mundos con la palabra. En singular ahau y en plural ahauob’, la esposa del ahau se nombró:  “Ixahau”, algunas de ellas ya célebres como “La Reina Roja” otras “Ixahauob’” gobernaron con mano dura y las vemos como guerreras victoriosas humillando a sus cautivos, sometiéndolos y pisoteándolos como sucede con Ix Wak Chan o la Señora 6 Cielo de la ciudad maya que hoy nombramos como El Naranjo, en Guatemala, y que a su vez fue hija de un ahau disidente de Tikal.



Los mayas gobernados por los ahauob’ se organizaron en Ciudades Estado, Tikal y Calakmul fueron dos superpotencias con ciudades satélites y contaron con la lealtad de otros ahauob’, ambas ciudades vivieron la deshonra de ser sometidas por el enemigo. Otras ciudades, como Palenque, fueron constantemente asediadas por Calakmul o por Toniná, pero aún así lograron periodos de equilibrio político que les permitió desarrollar una fascinante arquitectura que demuestra el vigor de una dinastía que en dos históricos momentos estuvo a punto de desaparecer cuando los ahauob’ gobernantes fueron ejecutados ritualmente.








Las mujeres de la línea dinástica conservaron el ch´’ulel (energía vital) en su sangre y ese divino “don” permitió a sus hijos continuar la línea de la dinástica gobernante, no fue tarea fácil, hubo que pasar periodos de exilio y la ciudad siempre estuvo asediada, pero después y vigorosamente, gobernó el célebre K’inich Janaab’ Pakal K’in, más tarde su hijo, K’inich Kan B’alam II concluyó la edificación del Templo de las Inscripciones donde se ubica la tumba de su padre y aún se dio tiempo para realizar otras magníficas edificaciones pero lo realmente interesante de esta familia real es que existen pocas pero vigorosas mujeres y no hay descendientes registrados de los dos hijos de Pakal quienes gobernaron después de él.

Ix Sak K’uk coronó a su hijo K’inich Janaab’ Pakal K’in a los 12 años de edad. Sabemos que ella vivió 25 años más en los cuales probablemente estuvo detrás del trono y, sobre todo, forjó en su vástago una relación particular con el mundo, con su entorno y con la mujer, hay quienes ven en el poderío de Pakal el sello de su madre.

Pakal estuvo siempre rodeado de enemigos y con el antecedente de que habían intentado eliminar a su familia en dos ocasiones, quizá por ello nada más tuvo una esposa. Los hechos nos indican que otros ahauob’ contemporáneos a Pakal como Itzamnaaj B’alam II tuvo tres esposas y la norma en aquellos tiempos era hacer alianzas políticas selladas con matrimonios de líneas dinásticas entre ciudades que hoy eran poderosas pero luego caían en desgracia y eso generaba una descomposición política en las familias y dinastías gobernantes, consecuentemente surgían los conflictos para acceder al trono o interregnos como sucedió en Yaxchilán.




En todos los importantes eventos de las grandiosas ciudades mayas hubo siempre alguna mujer que influyó en el desarrollo de su destino y esos eventos esculpieron fantásticos pasajes de la historia de los mayas. Las Ixahauob’ acompañaron y celebraron los triunfos de sus esposos gobernantes, pero hubo también algunas Ixahauob’ que gobernaron y se les representa como guerreras sometiendo a enemigos, algunas gobernaron mientras sus hijos crecían, otras fueron Mujeres de Conocimiento que realizaban rituales de sangrías en los que se pasaban cuerdas por sus lenguas. Después de perder una y hasta dos unidades de sangre bañando esas cuerdas --que ocasionalmente llevaban también espinas puntiagudas-- la presión arterial se les bajaba y accedían a un plano de conciencia alterada que les permitía entablar relación con las entidades divinas y ancestros que invocaban para solicitar protección en la guerra de honor y celeste que realizaban sus varones y fechaban puntual y calendáricamente.






La sociedad maya de los ahauob’ fue ritualista, militarista y machista pero tuvo mujeres gobernantes, fueron ellas las que en momentos de adversidad mantuvieron los linajes, compartieron los logros, rituales, festines, placeres y victorias; algunas vieron también como ejecutaban a sus maridos, más aún, algunas de ellas y toda la familia real fueron también ejecutadas en rituales sumarios justo al final del periodo de los ahauob’  que reconocemos con el nombre de periodo Clásico.

A partir de la próxima semana, en la Casa de la Cultura de Playa del Carmen como en el Centro Luzazul, de Cancún, impartiré el curso “Las Reinas Mayas” en el que reconoceremos la identidad de la famosa Reina Roja de Palenque, leeremos los glifos que nos hablan de los rituales y las batallas en las que participaron las Ixahauob’ que hemos platicado en este artículo. También comentaremos sobre los wayob’ o coesencias que leemos y vemos en los Vasos Ceremoniales Mayas así como lo relacionado con las Serpientes de Visión que invocaban las Ixahauob’ de Yaxchilán. Reconoceremos los secretos que nos revelan los glifos sobre las Ixahauob’ de Palenque, Tikal, Calakmul, Tulum, El Naranjo, Copán entre otras ciudades mayas. Son 10 sesiones en días intercalados durante el mes de abril y tiene una validez curricular de 60 horas según la NOM-008-6.1 SECTUR para los guías de turistas federales pero igualmente está abierto para todo público, aún hay lugares, mayores informes e inscripciones al 9981 72 82 45 y en facebook: Literatura y Mundo Maya.


2 comentarios:

  1. Excelente información y un curso bastante interesante, por desgracia la distancia es un impedimento para poder asistir; si existieran las condiciones para hacerlo virtualmente con gusto formaría parte del grupo de asistente, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Saludos TheSolitariMan, pronto tendremos conferencias virtuales, saludos cordiales...

    ResponderEliminar

Mi lista de blogs